Un mes después

Bueno, ya ha pasado un mes y poco desde que llegué de Rochester, y hace días tenía pensado escribir una entrada contando como nos iba. Y después de ir a cepillarlo, me han venido las ganas.

Los primeros días fueron un poco difíciles, sobre todo en temas de guía, pero con la obediencia no tuve ningún problema desde el principio.
Los problemas que tenía con él eran las mecánicas, como os contaba desde allí, y que en algunos momentos me ladraba y que quería correr mucho.

Lo de los ladridos ya no lo hace, solo en alguna ocasión puntual, pero no son como antes. Ahora solamente ladra y ya está.
Las escaleras también están bastante superadas, hice lo que me dijeron antes de venir a España, el premiárselas mucho y darle mucha comida cuando estábamos subidos. Ahora en las que conoce no me llora ni nada, y las hace tranquilo, pero en cambio, las que no conoce, si vamos despacio, se estresa y empieza a llorar. Pero tampoco me lo explico, porque una vez arriba también se calma y las hace sin problemas. También me va muy rápido cuando vamos por el metro, cuando estamos bajo tierra vamos, solo quiere que andar deprisa.

Estas cosas me costaron unas 2 o 3 semanas de cogernos el punto, había días que te daban ganas de llamar a la escuela para que lo viniesen a buscar, pero en cambio, otros, cuando todo va bien, es entonces cuando tenía claro el por qué había hecho todo eso para estar con él.

Las cosas que más me gustan de estar con él son poder ir por un paseo grande, muy abierto por los lados, caminar por todo el centro sin estar buscando las paredes o puntos de referencia. También me gustó mucho soltarlo en la playa, verlo jugar con más perros. También me da muchísima confianza en las sueltas, en el momento de la llamada, me viene muy rápido y es como que siempre está pendiente al igual que yo y hay momentos que si no escucho por donde va, con solo llamarlo y ver que viene ya me tranquilizo.

También he tenido errores de dejadez por así decirlo, y es en aquellos días que da pereza hacerle obediencia, si solo es un día, pues no pasa nada, pero cuando son varios, al final voy notando que me hace menos caso, pero cuando vuelvo a retomar los ejercicios, cambia mucho su conducta otra vez.

Publicados
Categorizadas como perro guía

Por Éric Duarte

Me gusta escribir de todo aquello que me llama la atención. Se me da bien todo lo que conlleve procedimientos en un orden establecido, como por ejemplo, redactar manuales, eso que nadie lee. Suelo publicar todos los lunes una entrada de tema variado y algunos viernes, cuando tengo algo nuevo que contar sobre #NosEntrevistamos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: